IRPH son las iniciales de tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años para adquisición de vivienda libre. Para calcularlo se realiza la media aritmética de los tipos de interés medios ponderados según las operaciones de préstamos con garantía hipotecaria por plazo igual o superior a tres años, para la adquisición de vivienda libre.

Hasta aquí, podría parecer que el IRPH es un índice que no acarrea ningún tipo de problema a todas aquellas personas que han contratado un préstamo hipotecario con esta referencia. Pero en los últimos años se ha venido demostrando, y reconociendo por los Tribunales, que este índice de referencia no es todo lo legal que pudiera parecer.

Debemos tener en cuenta que existen diversos índices en los préstamos hipotecarios para marcar el tipo de interés. El mayoritario, y más conocido, es el Euribor. Pero existen un gran número de préstamos cuyo índice es alguna de las tres variedades de IRPH: IRPH Bancos, IRPH Cajas o IRPH Entidades. La diferencia entre las tres, es que para el cálculo se usarían los préstamos de Bancos, Cajas o ambas, respectivamente.

Actualmente, sólo IRPH Entidades se encuentra en vigor, puesto que los otros dos fueron anulados y desparecieron en 2011, mediante la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios. Pero dicha eliminación no fue efectiva hasta noviembre de 2013, puesto que no se había determinado un índice sustitutivo, que a partir de ese momento fue IRPH Entidades, en el caso de que en el clausulado de la hipoteca no se recogiera algún otro.

En el momento de la firma de multitud de préstamos hipotecarios, se afirmaba por parte de las Entidades, tanto bancarias como financieras, que el IRPH era más estable que el Euribor, y, por tanto, más ventajoso para el cliente. Pues bien, esta afirmación no era del todo cierta, ya que desde la implantación del Euríbor, el IRPH siempre ha sido superior a aquél, llegando a existir diferencias de más de tres puntos porcentuales. Por lo tanto, aquellas personas hipotecadas con índice IRPH han pagado más que aquellas otras que se regían por Euribor.

Además de esto que acabamos de indicar, existen numerosos puntos oscuros si analizamos este índice. Quizás el más llamativo sea el de que su resultado sea influenciable por las entidades de crédito, ya que, al dar su definición, hemos indicado que la cifra se obtiene al hacer la media de los préstamos que conceden las entidades. Por tanto, con el simple hecho de subir los tipos de interés que aplican a las nuevas hipotecas, conseguirán que aumente el IRPH Entidades, lo que supone un beneficio para las propias entidades. Pero este cálculo es opaco, pues el Banco de España no proporciona información por razones de confidencialidad, por lo que, además, no es auditable para el consumidor.

Por otro lado, en el cálculo de este índice también se incluye, además del interés, los gastos y comisiones bancarias. Por lo que el cliente se encuentra con que paga comisiones por duplicado: primero, las propias de su contrato, y segundo, las de la media de las comisiones del resto de contratos de las entidades, al ir incluido dentro del propio índice.

Si todo ello no fuera suficiente, para calcular el IRPH se tienen en cuenta los tipos de interés a los que se les aplicaban cláusulas suelo, las cuales han sido declaradas nulas mediante sentencias judiciales, así como porcentajes que incluían redondeos al alza.

Por lo tanto, nos encontramos con que los hipotecados que en su préstamo se incluía como índice de referencia el IRPH, han pagado más intereses que aquellos que se referenciaban en Euríbor. Si comparamos la evolución desde el año 2000 hasta la actualidad, la diferencia más pequeña entre ambos índice ha sido del 1%, mientras que la más amplia ha sido casi del 3%. A priori, puede parecer una cifra pequeña, pero dependiendo de la cuantía de la cuota mensual a pagar, puede suponer una diferencia de entre 100€ y 300€ mensuales, haciendo una media general de lo que paga cada consumidor.

Los Tribunales poco a poco van entendiendo este Índice, pues si bien incluso para expertos en temas económicos y bancarios es confuso, los Jueces y Magistrados se encuentran con que son asuntos que se escapan en muchas ocasiones a su entendimiento por su complejidad y opacidad.

Si bien en un primer momento los Tribunales consideraban que este índice era legal, en los últimos tiempos el criterio ha comenzado a cambiar y, actualmente, la mayoría de las Sentencias reconocen que nos encontramos ante un índice opaco e ilegal. 

Ocurre en este tema algo similar a lo ocurrido con las cláusulas suelo, pues si bien al principio se declaraba su validez y legalidad, el Tribunal Supremo ha reconocido que son abusivas, y por tanto, deben ser declaradas nulas y devueltas las cuantías abonadas de más por los consumidores.

Por ello, si usted se encuentra entre los afectados por este índice, en cualquiera de las Entidades Bancarias o Financieras que lo aplican (BBVA, Santander, Kutxabank, CaixaBank, UCI…), no dude en ponerse en nuestras manos, pues somos expertos en temas bancarios. Podemos ayudarle a recuperar su dinero. ¡Consúltenos!

Publicado: 29 de Abril de 2016